[Cine] Capitán América: El Primer Vengador

RESEÑA LIBRE DE SPOILERS

Este Viernes se estrena en cines la última película de superhéroes de Marvel, centrada en el soldado de las barras y las estrellas. El film responde a los intereses del estudio en varios niveles: un gran blockbuster veraniego, la presentación de un nuevo personaje de la editorial al gran público y el uso del mismo como piedra angular que conecte a la gran Trinidad de Marvel -representada por el Capi, Thor y Iron Man- como preparación para Los Vengadores del próximo año. expired domains Y, después del visionado, puede afirmarse que cumple notablemente en los tres aspectos.

En el primer acto conocemos a Steve Rogers (Chris Evans) en los años cuarenta, un tipo flacucho, débil y propenso a las enfermedades cuyo sueño -obviamente imposible- es alistarse en el ejército para luchar contra los nazis que asolan Europa. A los pocos minutos nos damos cuenta de la gran cualidad de este chico: pese a los constantes rechazos y a las palizas de los abusones, Steve se mantiene constante y nunca se rinde. De ésto se percata el Doctor Abraham Erksine (Stanley Tucci), que le propone participar en un experimento sin precedentes…

Un planteamiento simple da lugar a un película veraniega, entretenida, cuidada y bastante digna. El director (Joe Johnston) no recibió muy buenas críticas por su último trabajo El Hombre Lobo pero aquí logra resarcirse. La estética de la Nueva York de los cuarenta, el tono aventurero, las batallas y los momentos de comedia hacen que el metraje de dos horas no se haga pesado. Una confesión: durante el visionado, hubo escenas tan intensas y bien llevadas por los actores que me recordaron a la primera trilogía de Indiana Jones. Y eso son palabras mayores.

El plantel de actores es envidiable, aunando juventud y veteranía con grandes dosis de talento. Stanley Tucci, siempre versátil, hace el papel más convincente y entrañable. Tommy Lee Jones aporta tablas y carácter, cualidad que no le falta al personaje de Haley Atwell, gran contrapunto del protagonista con el que tiene una historia de amor bastante creíble. Sebastian Stan, Toby Jones y Dominic Cooper cumplen en sus papeles de mejor amigo de Steve, lugarteniente del villano y padre de Tony Stark, respectivamente. El antagonista, interpretado por Hugo Weaving, parece un villano de opereta, temible y sobreactuado a la vez, pero ya sabemos que Weaving siempre está sobreactuado -lo que no quita que sea un actor genial-. El eslabón más débil es posiblemente el propio protagonista, Chris Evans, cuyo indudable parecido físico al Steve de los cómics muestra obvias dificultades interpretativas y bastante inexpresividad -pero tampoco puede decirse que la actuación sea horrenda, afortunadamente-.

Estamos, en definitiva, ante una película Marvelita típicamente ”de origen”, como ya hemos visto muchas veces: un tipo ordinario se convierte en un héroe (aunque en Thor es al revés) que salva al mundo de la amenaza de turno. El caso que nos ocupa no es diferente a los demás, pero se aprecia un cuidado por los detalles que no han podido verse en las anteriores películas.

Como hemos dicho en el párrafo inicial, Capitán América sirve como pieza clave para conectar todo el universo de los superhéroes de Marvel; una vez vista, tanto Iron Man como Thor y Hulk cobran un sentido y una dimensión mayor por la cantidad de elementos que las conectan entre sí desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Quizá para el aficionado medio esto no sea gran cosa o termine pasando desapercibido, pero para los fans es un plus de disfrute.

Hay que tener en cuenta que estamos ante un hecho sin precedentes, donde varias películas aparentemente independientes entre sí relacionan conceptos, personajes y lugares mostrando un universo en común. Es el nacimiento de la Continuidad en el cine.

Sergio

Leave a Reply