[Cine] Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres

(RESEÑA LIBRE DE SPOILERS)

Para dejar las cosas claras desde el principio, he de decir que no me he leido los libros del fallecido Stieg Larsson, ni he visionado las películas suecas, por lo que esta crítica no va dirigida a hacer comparaciones entre el producto original y el remake USA.

David Fincher con nueve películas en su haber como director, se apunta a la moda del remake y lo hace con su habitual buen hacer. Desarrolla un Thriller oscuro y envolvente que no huye de los aspectos más sórdidos y políticamente incorrectos que tanto asustan a los americanos y que, con seguridad, en manos de otro director habrían quedado extintos.


Esta es una cinta que desde el segundo uno de metraje atrapa la atención del público gracias a unos magníficos títulos de crédito en los que los nombres de los actores desfilan a ritmo de la famosa Immigrant Song de Led Zeppelin versionada por Trent Raznor y Karen O, que sintetizan en pocos minutos lo que será la película en sí: algo intenso, oscuro y diferente.

Tras los créditos, conocemos a la pareja protagonista (aunque ellos no compartirán plano hasta la segunda mitad del film): Mickael Blomqvist -Daniel Craig-, un periodista de investigación cuyo último caso ha dejado su reputación como profesional, su cuenta corriente y su autoestima por los suelos, y Lisbeth Salander -Rooney Mara-, una extravagante y antisocial hacker.

Durante la primera hora de visionado la historia transcurre paralelamente entre ambos personajes, siendo la parte de Blomqvist  -que investiga la desaparición de una joven varias décadas en el pasado- la que más reminiscencias tiene del género negro, dialogando con testigos y familiares, recopilando pruebas y desvelando mentiras, mientras que las escenas de Salander son silenciosas, enigmáticas y con grandes dosis de violencia.
Ambas historias se solapan con gran acierto y un pulso narrativo inmejorable, permitiéndonos conocer a los protagonistas poco a poco, comprender sus talentos y debilidades y padecer sus males.

El elenco de secundarios es también de gran nivel, con Christophen Plummer y Stellan Skarsgaard a la cabeza, y ambos con un peso específico capital en la trama.

Tal conjunción de talento en su estado más puro, tanto en la novela original, como en el director, el casting y la banda sonora, da lugar a una obra muy notable, tremendamente cuidada en cada detalle y respetosa con sus orígenes, en la que destaca sobre todo el ritmo narrativo y la interpretación/mutación de Rooney Mara como Lisbeth Salander, uno de los nuevos iconos cinematográficos del Siglo XXI (una extraña mezcla entre la Teniente Ripley de Alien y Holly Golightly de Desayuno con Diamantes). Estamos ante una vuelta de tuerca del cine negro, una forma diferente de plasmar los roles y las situaciones habituales del género que resultan más creíbles en los tiempos que corren.

Sergio

Leave a Reply