[Comic] HORA DE AVENTURAS

La serie creada por Pendleton Ward en 2010 se ha convertido en todo un fenómeno de culto por su colorido, su tono desenfadado y aventurero, sus locas tramas y la multitud de guiños que regala al espectador. En muy poco tiempo ha conseguido lo que muy pocas series de animación pueden: atraer -y enganchar irremediablemente- tanto a niños como a mayores. ¿SABES QUÉ HORA ES?

En el mundo de Ooo, donde ocurren las Aventuras, el argumento más simple puede convertirse en lo más irreverente y, al mismo tiempo, la mayor locura se toma con toda naturalidad; así, en cualquier otro mundo, si un rey secuestra a una princesa y el héroe la rescata poniendo en peligro su vida, será considerado toda una hazaña épica; en cambio en Ooo, si un Rey mágico y su pingüino mayordomo secuestran a una Princesa hecha de Chicle, el héroe de doce años (Finn el Humano) y su mascota metamorfa (Jake el Perro) zurran en su culo helado al Rey y salvan a la Princesa, sólo será un Martes. Esta dicotomía es la que ha conseguido atraer a tanta gente y tan variada, pues tengas la edad que tengas, Hora de Aventuras es pura diversión.

Con un crecimiento meteórico gracias sobre todo a Internet y a la masiva difusión que permiten las redes sociales, lo que nació como un programa más de Cartoon Network, mueve masas de fans en la actualidad y ha terminado expandiéndose al mundo de los videojuegos y cuenta con juguetes y merchadising de (literalmente) todo tipo. Los cómics, por supuesto, también han descubierto el filón de Hora de Aventuras, y la editorial Norma ha tenido a bien editarlos en nuestro país con un resultado más que notable.

Porque hablando del tomo que nos ocupa, el mayor halago que se le puede hacer es decir que es exactamente igual que la serie de Televisión. Conserva el encanto, la energía y la imaginación del original, a la vez que defiende su identidad como lectura en papel. La mayor diferencia entre la serie y el cómic, como es obvio, es la ausencia de voces del segundo, que es indiscutiblemente lo mejor que tiene la serie, sobre todo en español. La adaptación de los diálogos y las canciones, repletos de expresiones coloquiales de toda la vida (Pasmao, Pedorro) y otras inventadas (Zuzumba!, Matemático) es lo que convence al espectador de que ésta es una serie diferente e innovadora. El cómic compensa esta falta con originales composiciones de página, fuentes de letra y chascarrillos de los propios autores al final de cada página. Incluso algunos personajes se comunican directamente con el lector y por supuesto, sigue habiendo canciones y rapeos varios. Y por si fuera poco, en la parte final del tomo varios autores invitados escriben historias cortas sobre los carismáticos y variopintos secundarios que inundan el mundo de Ooo.

Si te gusta la serie de Televisión, este tomo no te defraudará. Si no conoces Hora de Aventuras, a qué esperas para hacerte amigo de Finn y Jake y conocer a la vampiresa Marceline, a la Princesa del Espacio Bultos, el Rey Hielo o Beemo, la consola parlante? ¡Son la caña, tío!

Sergio

Leave a Reply