[Comic] OJO DE HALCÓN 1. Seis Días en la Vida de…

Muy pocos conocen la vida de Clint Barton más allá de los Vengadores. Salvando al Mundo día sí, día no bajo la máscara (o las gafas) de Ojo de Halcón, apenas ha habido momentos de tranquilidad para conocer la vida privada de uno de los héroes más queridos, y los intentos que se han hecho en el pasado han resultado auténticos fiascos. Pero hoy, con la elección de dos de los más originales y carismáticos autores de la actualidad, Marvel ha dado en la diana y ha convertido la serie regular del arquero por excelencia en todo un título de culto.

Creado inicialmente como un villano de poca monta por Stan Lee y Don Heck, Ojo de Halcón se unió a Los Vengadores en el mítico número 16 de los Héroes más Poderosos. Pronto se convirtió en uno de los favoritos de los aficionados gracias a su socarronería, su fidelidad y su fuerte sentido del heroísmo. Tambíen suele decirse que aporta el ”toque humano” en un grupo repleto de genios, dioses, robots y guerreros varios, lo que a su vez despierta la empatía del lector.

Lo curioso es que, a pesar de ser un simple humano sin mejoras físicas ni mentales ni poderes de otra clase, y sólo armado por un arco y unas flechas, siempre conseguía destacar en los grupos a los que pertenecía, ya fueran los propios Vengadores (míticas son sus discusiones e insubordinaciones con el Capitán América), los Vengadores de la Costa Oeste (ampliación de la franquicia en el otro lado del país, un título que duró más de cien números) o los Thunderbolts (un grupo de villanos que buscaban la redención haciendo el bien, aspecto que Ojo de Halcón conoce bien por sus orígenes y que llegó a liderarlos durante una temporada). Pero a su vez, no conseguía tener éxito como héroe en solitario -con varios intentos que duraron un máximo de ocho capítulos-, lo que le llevó a ganarse el apodo de ”personaje de grupos”.

Hasta ahora.

Porque hete aquí que en la ecuación aparece Matt Fraction, un guionista notable y posiblemente el mejor escritor de diálogos del momento. Su longeva etapa en Invencible Iron Man sentó las bases del Tony Stark cinematográfico, su Casanova es una serie puntera en la ciencia-ficción, incluso convirtió a los X-Men en un grupo moderno y cosmopolita. Cuando Marvel le preguntó cómo haría para que Ojo de Halcón fuera tan querido en solitario como lo era en las series de grupos, la respuesta del autor fue muy sencilla: ”le metería mucho humor”. Y el resultado no podía ser mejor.

Esta nueva serie se aleja del género de los superhéroes hasta casi el otro extremo, mostrando a Clint Barton en un simple barrio de Nueva York con sus vecinos y los típicos problemas (detener a una banda de mafiosos o arreglar el DVR), con un tono mucho más cercano a una comedia de situación televisiva que a un cómic. Por supuesto la personalidad de Clint ayuda, representado como un tipo ligón, algo pasota y encantadoramente inmaduro. Y los diálogos de Fraction ponen la guinda, con constantes referencias chistosas a miembros de los Vengadores, programas de Televisión o haciendo que Ojo de Halcón se ría de sí mismo como superhéroe (por lo arcaico de su equipamiento o sus cómicas ”flechas trucadas”). La inclusión de Kate Bishop, la otra Ojo de Halcón y miembro de los Jóvenes Vengadores como secundaria es para aplaudir, pues junto con el protagonista comparten los mejores momentos del tomo.

La otra estrella del cómic es el dibujo del vallisoletano David Aja. El considerado por muchos  como el heredero del maestro David Mazzuchelli, logra lo imposible con muy pocos trazos y algunas sombras: un cómic con identidad propia, dinámico y expresivo, tremendamente original y con unas composiciones de página únicas, que alternan viñetas grandes y detalladas con otras pequeñas y abocetadas. Aja y Fraction ya trabajaron juntos en El Inmortal Puño de Hierro y lograron que crítica y público se pusieran de acuerdo en alabar un título de un personaje, cuanto menos, secundario del Universo Marvel. El tomo también incluye dos episodios a cargo de Javier Pulido, con un dibujo menos ”arriesgado” pero energético y cumplidor.

Los seis números que incluye este tomo son el ejemplo perfecto de que un personaje no pertenece a una u otra realidad inamovible, y que sólo el tiempo y el talento pueden liberar su potencial oculto
y enriquecerlo, llevándolo por caminos originales y diferentes. Los que siempre han seguido a Ojo de Halcón, el superhéroe, ahora conocerán a Clint Barton, el hombre. Bienvenido a su extraña y genial vida, bro.

Sergio

Leave a Reply